sábado, 24 de julio de 2010

Les Quais de Seine, "oficialmente" cerrados

Resulta que a veces, parecería que estoy en Buenos Aires, a pesar de encontrarme en París.

El otro día me contaron que la práctica de los Quais de Seine, que se organiza normalmente todas las noches de verano en un romántico y magnífico lugar del borde del Sena, no había recibido la autorización de la municipalidad de París para abrir este año. Pero que igualmente se organizaban "prácticas salvajes", con un material de sonido improvisado. Y no solamente de tango, claro, porque en ese lugar, que es una sucesión de pequeños anfiteatros que dan sobre el Sena, se organizan también bailes de salsa, de danzas folclóricas, de rock, de vals, además de tango.

¿Las razones para no autorizarla este año? No se sabe muy bien. Quejas de los vecinos con el ruido, guerra entre la municipalidad y la prefectura, ausencia de baños públicos (algo que la municipalidad debería encargarse de colocar) o intenciones ocultas de instalar algo que sea pago, en lugar de actividades totalmente gratuitas al servicio de la comunidad...

Peor aún: hace unos días, parece que la policía llegó y ordenó que las prácticas ilegales cesaran y prohibieron seguir tocando a los músicos. Cosa que, por supuesto, no acataron. Al día siguiente todos los anfiteatros estaban nuevamente repletos, con el peligro, eso sí, de que caiga de nuevo la policía.

Se trata de un lugar de acceso gratis al baile, a la diversión sana, a la cultura de muchos lugares del mundo. Gente aislada, al margen de la sociedad que, de otra manera, se quedaría sola en su casa deprimiéndose, puede salir a escuchar música, bailar, mezclarse con otras personas. Para algunos, se trata del único vínculo social que les queda.

Y la municipalidad, o la prefectura, no sé muy bien, porque ambos son competentes en ese lugar, lo quiere prohibir... Quién los entiende... Después hablan de favorcer los lazos sociales con la cultura popular...

Me recuerda lo que pasa con la Milonga del Indio en la plaza Dorrego de San Telmo.

El tema es que la otra noche di una vuelta por ahí para ver cómo era eso de la milonga salvaje. Me imaginaba un minúsculo equipo de música, dos o tres parejas bailando rapidito para que no los vea la policía, con cara de "yo no fui".

Resulta que esa práctica "off" funciona exactamente de la misma manera que cuando tiene la autorización de hacerlo. El sonido, es cierto, es malo, pero siempre fue así. La música, es cierto, es malísima (por Dios, ¿no era una práctica de tango? ¡Ni un solo tango en toda la noche!), pero siempre fue así. La gente, es cierto, baila muy mal, pero siempre fue así...

Una anécdota curiosa es que el domingo por la tarde, ante la mediocridad absoluta de la música que pasaba uno de los que generalmente organiza la práctica, un grupo hizo una escisión, se instaló en el anfiteatro de al lado que estaba vacío, instaló un mini-equipo de sonido, puso tango de verdad, y la gente empezó a bailar. Rápidamente, ese anfiteatro se llenó más que el otro. Lo cual demuestra que cuando le ponen calidad, la gente sabe apreciarlo.

Es una pena que los organizadores de la práctica de tango sean tan, pero tan, pero tan malos. No saben nada de tango, y se atreven a dar clases y pasar música... que de tango no tiene absolutamente nada. Es tan mala la cosa que me contaron que un día vino Gabito, se quedó cinco minutos, y al rato se fue diciendo: "No, no puedo ver eso".

Lo cual es realmente desastroso, porque el hecho de que se escuche y se baile tango en ese lugar debería, al contrario, llenar a cualquier argentino de un inmenso orgullo. Pero hay que reconocer que ni lo que se escucha ni lo que se baila ahí, por lo general, es tango.

¿Por qué está esa gente y no otros que sepan de tango? No lo sé, calculo que llegaron primeros. Y como el lugar es gratis, durante todo el verano en que funciona la cosa los organizadores reparten tarjetas entre los curiosos, promocionan sus cursos, y llenan así sus clases del resto del año. Me imagino que por nada en el mundo querrían ceder ese espacio.

Una lástima, porque el lugar es increíble, y si se escuchara y se bailara tango de verdad, sería aún más increíble...

Para firmar la petición para que se autoricen esos bailes nocturnos, pueden copiar el texto que encontrarán aquí y enviarlo con sus nombres y direcciones a folk.seine@gmail.com.

1 comentario:

fionngula dijo...

Estoy de acuerdo con que la musica es mala, que los bailarines son pésimos y que cualquier caradura te saca a bailar a ver si estas distraida y le decis que siiii!
Ahora, también es cierto que aun con todas sus contras, en su momento los quai de seine fueron el unico lugar copado para bailar sin sofocarte de calor (por ej, comparado con vignoles...)
Ahora, si encima el organizador se despistaba y en una de esas te ponia un valsecito criollo lindo o un rodriguez-moreno exuberante, no existe NADA mas conmovedor que estar bailando con el vientito en la cara y la gente de los bateaux mouches que te saludan.
En fin, todo esto para concluir que claro, los chabones no van a largar el antro por nada del mundo, pero que al mismo tiempo, de carambola, han logrado acercar gente al tango en general, NO SOLO a sus cursos...
Vamos a ver si antes que termine el verano, me hago un momentito para chusmear qué onda la milongueta ilegal.
Saludisimos!!!