sábado, 28 de junio de 2008

Las 1001 razones por las que las mujeres decimos que no

Attenti, gente que todavía no milonguea, ésto pronto lo vivirán ustedes también si se prenden al mundo del tango...

¿Qué hombre no ha sido, al menos alguna vez, rechazado a la hora de sacar a bailar a una mujer?

Son situaciones incómodas para ambos. Para el hombre, recibir ese "no", por más que venga acompañado por una sonrisa y un "gracias", es como una bofetada. Para la mujer, también es un momento de tensión desagradable. Situación evitada por el cabeceo, por supuesto. Pero estamos hablando de esas milongas en las que no se usa el cabeceo.

¿Pero por qué las mujeres decimos que no? En general, los hombres deducen dos cosas:

  • no le gusta como bailo
  • es una agrandada

En realidad, las razones pueden ser mucho más complejas y múltiples (aunque también pueden ser ésas, claro). Aquí van algunas (lista no exhaustiva):

  1. La mujer acaba de bailar una tanda de milonga o de lo que sea que la cansó. De Gavito si estuviera vivo para abajo, es probable que le diga que "no" a cualquiera que la saque en ese momento. Claro que siempre pasa la situación en que una mujer le dice que "no" a alguien porque está realmente cansada, y dos segundos después, ese alguien la ve bailar en la pista con otro. "¿Cómo? ¿No era que estaba cansada? ¡Me mintió!", pensara el pobre hombre rechazado.
    Es que hay una realidad: a algunos bailarines no se les puede decir que no. No quiero citar nombres, pero a esos bailarines re-grossos (o que una considera re-grossos, esas cosas son muy, pero muy relativas), si les decís que no, no te volverán a sacar nunca más en su vida. Y si ese hombre nos saca, por más que estemos muertas de cansancio nos levantaremos como de una silla eyectable y en un santiamén estaremos dando vueltas en la pista entre sus brazos, y encima con una sonrisa de oreja a oreja, bajo la mirada azorada del que un instante antes había sido rechazado.
    Es así. No hay vuelta que darle. Me ha sucedido muchas veces y volverá a suceder. Es una cuestión jerárquica. Si fuera común y corriente que las mujeres sacaran a bailar, yo sé que sería de las mujeres a las que un hombre diría que "no" con el argumento de que está cansado, pero que saldría a bailar con esa otra bailarina magnífica re-grossa sin el menor atisbo de vacilación y a pesar de estar extenuado. De hecho, como yo soy de las mujeres que sacan a bailar, me ha pasado, y más de una vez.
    Tenemos que conocer nuestros propios límites.
  2. Hace une hora que la mujer se ubicó estratégicamente cerca o en el ángulo de visión de ese bailarín con el que sueña bailar desde hace días/semanas/meses. Y está a punto de conseguirlo. Hubo algunas miradas, algunas señales de que ese bailarín está a punto de sacarla a bailar. Pero todavía no se definió nada. En eso viene Pirulo y le dice: "¿Bailás?". Si la mujer acepta, toda la estrategia elaborada durante una hora se le va al diablo. ¿Cómo explicárselo a ese hombre que con toda la buena voluntad del mundo la viene a sacar? ¿Cómo decirle: "Mirá, hace una hora que estoy esperando que me saque otro"? Más si el otro finalmente no la saca: humillación total. Para ella.
  3. A la mujer la acaban de pisar el pie con un taco aguja de 10 cm y lo tiene a la miseria. No, no siempre es una mentira. Allí volvemos a la situación del punto 1: a pesar de tener una herida profunda y sangrante, si viene el bailarín a sacarla, aquel al que no se puede decir que no, la mujer se olvidará inmediatamente de que se tiene que ir a aplicar urgentemente la antitetánica y saldrá con él a la pista con su mejor sonrisa y sin siquiera renguear aunque sea un poquito.
  4. A la mujer le gusta bailar con vos, pero no esa tanda. Vos con Pugliese la verdad que sos un tronco, te prefiere para un D'Arienzo. Fijate en qué estilo se siente más cómoda con vos: probablemente sea el estilo en que vos también te sientas más cómoda con ella.
  5. Tardaste algunas tandas en atreverte a sacarla porque no te animaste/bailaste con otras/lo que sea. Tandas que ella aprovechó para bailar con otros. Cuando llega el final de la noche y finalmente lograste juntar valor para sacarla, ella no solamente está exhausta, sino que encima está de mal humor porque no logró bailar con ese bailarín con el que soñó toda la noche con bailar, y encima quiere reservar sus últimas fuerzas por si finalmente ese bailarín se fija en ella. Lo más probable es que te rechace. Y es posible que dos minutos después, la veas bailar con ese bailarín y te vaya a dar una bronca fenomenal (también es posible que ella se quede con las ganas y la bronca porque no solamente ese bailarín no la sacó sino que además te dijo que no a vos).
    Consejo: sacala al principio de la noche, cuando todavía está fresquita y no está ahorrando energías para bailar con ese bailarín.
  6. Está charlando con sus amigas. El otro día me pasó: estaba conversando en una mesa, una de esas charlas de mujeres absolutamente ininterrumpibles (salvo por ese bailarín con el que soñamos bailar, obvio, y por nuestros amigos) y se acerca un hombre al que nunca había visto en mi vida para sacarme. Le dije lo más cordialmente que no, que estaba hablando, y se me quedó mirando como preguntando: "¿Y?" Y bueno, nada, estoy charlando, estás interrumpiendo. Con un amigo no pasa nada, pero con alguien que no conozco, me parece ligeramente desubicado.
  7. A lo mejor bailás como los dioses, pero es la primera vez que venís a esa milonga, o una de las primeras veces, o siempre venís pero ella es una distraída total y nunca se fijó en vos. Esa noche ya bailó con dos principiantes que le pisaron el pie y la chocaron con todo el mundo, no tiene ganas de volver a experimentar. Ella se lo pierde, pensarás. Es posible. Y quizás cuando te vea bailar con otra piense: "Nooooo.... Y yo le dije que no a ese chabóóón... Me quiero mataaaaar..." (típico...). Pero bueno, son cosas que pasan. Si para subsanar su error ella viene y te saca, siempre tendrás la posibilidad de vengarte y decirle que no a ella.
    (tssss.... feo feo lo que acabás de hacer, ¿cómo es eso de que te querés vengar?).
  8. Finalmente, volvemos al "no le gusta bailar con vos". Y sí, puede pasar. Puede que no bailes mal, puede que incluso bailes bien, pero que no tengas idea de cómo manejarte en la pista, que no respetes los códigos, y que la última vez que bailó con vos, terminó con una uña del dedo gordo del pie derecho arrancada, un pedazo de carne desgarrado por el boleo de una chica a la que te acercaste demasiado y un taco aguja clavado por el mismo motivo. En definitiva, no la cuidaste. Si te dice que no, es por defensa propia... Aprendé a respetar los códigos de la pista y volvé a invitarla.

Conclusión: hombres, ¡no (siempre) se ofendan cuando les decimos que no! Razones hay miles y no son siempre mentiras.

De hecho, probablemente me olvide de algunas otras razones por las que una chica puede rechazar a un hombre. Mujeres, si se acuerdan de otras, ¡por favor dejen un comentario!

Claro que los hombres también nos pueden criticar, no (siempre) somos perfectas...
.

16 comentarios:

francisco dijo...

enía pasando por Tangoscopio y mira lo que me encuentro! Un blog de tango dirigido por una mujer y aunque el comentario no invita a "ser el primero" aproveché para serlo.Apenas husmeé tu sitio pero tengo que volver a escudriñar todos tus comentarios. Adelante que no es fácil, pero valela pena. Un saludo desde Colombia. Francisco.

francisco dijo...

Me gustaría que los comentarios no pasaran por un colador; te echas encima más tarea de la que el sitio de demandará y quizás les quites espontaneidad . Una brazo!

Una Milonguera dijo...

Hola Francisco, ¡y bienvenido a mi blog!
Por el momento voy a seguir utilizando el filtro, pero prometo volver a considerarlo en un futuro!
De todas maneras no es con ánimos de censura, sino por razones más bien técnicas.
¡Saludos milongueros!

Anónimo dijo...

Hola Milonguera! muy interesante ver el otro lado del espejo, ya que este lado,a veces, nos miente un poco( va, y como ya lo intuía el otro también..jaja)Está bueno saber q hay mas de LAS DOS razónes,aunque analizando un poco todas las demas,la mayoría de las aquí expuestas me parecen maneras de encuviertas o no reconocidas de cada una de LAS DOS razones, o en su defecto una mezcla de las dos, salvo las que atañen a la falta de buen ojo y hasta se podría decir, de etica, de ambos lados, sin distinciones.
ASi que espero chicas, sigan aportandole motivos a esta milonguera, para asi ir sabiendo por que razón, algunas noches nos vamos con los bolsillos llenos.... de Methiolate y la cara llena de curitas! jajaja

2clicks dijo...

Saludos! Yo también vengo "de parte" de Tangoscopio. Muy bueno el artículo... pero aunque uno entienda las "posibles" justificaicones de un "No"... igual siempre molesta. ^_^

Por cierto, comentario de Diseñador Web. POR FAVORRRRRRRR (así, con muchas r, y pedido de súplica humilde pero con énfasis) cambiale el contraste a los textos. Que sea un fondo claro (blanco, quizás), y letra oscuro. Son textos GENIALES, pero que con ese contraste molesta para la vista a veces cuesta el doble llegara terminarlos.

POR FAVOR! Estoy seguro de que muchos t lo agradecerán... ;)

Un abrazo, y me disculpo por el atrevimiento.

Una Milonguera dijo...

¡Ufaaaa! Y a mí que me gustaba el fondo negro para recordar la oscuridad de las pistas...

Bueno, prometo que lo voy a pensar... Si alguien más se queja, ¡lo pensaré el doble!

Javier Sarlo dijo...

Hola milonguera!
Muy bueno lo que pones, muy lindo el blog! bailo hace unos 3 años y medio y la verdad es como decis jejeje

PD: con lo del diseño jeje, estudio diseño grafico, si no queres sacar el fondo negro proba de usar letras amarillas (no fluo!) ;) jeje

salutes y me suscribi para seguir leyendote

ModernTanguera dijo...

Hola desde los estados unidos! Gracias por elaborar en las razones que las mujeres tenemos para decir que no. Siempre me molesta este momento en lo cual digo que no y doy una razón perfectamente apropiada y verdad ... y el hombre me ve con indignación porque en su opinion no hay razón decir que no, que debe de ser una mentira.

Lo más dificil para mí es decir que no a un conocido que no me cuida en la pista (tu razón número 8). A un amigo le daría la razón, pero con los otros no quiera dar una crítica así en la milonga. Nomás les digo que esperemos hasta que haya menos gente en la pista ...

Michelle Aslanides dijo...

2clicks tiene razon... palabra de ergonoma...

Una Milonguera dijo...

He modificado ligeramente el color del fondo (menos oscuro) y del texto (de amarillo a blanco). Espero que ahora esté mejor (¿no? ¿de verdad quieren fondo blanco?)

Ana dijo...

Hola!
He descubierto tu blog y me ha encantado todo lo que pones, no puedo parar de lerlo desde hace ya una bun rato, Felicidades!!

Yo tb bailo tango hace casi 3 años, y estoy tan enganchada como tu a este mundillo.

Respecto a las razones, tengo una que aportar: me ha ocurrido en alguna milonga (no en Bs As, un poquito más lejos..), que hay ciertos milongueros que tratan de poner a darse consejos de como bailar mientras está sonando un tango, o cosas así...es algo que me pone de bastante mal humor, cuando ellos mismos no se han parado a preguntarse si tiene el derecho como para dar consejos, ni mucho menos de saber si estás realmente a gusto bailando con ellos..., a ese tipo de señores (puedo decirlo de tan sólo un par de los que conozco), siempre evito que me cabeceen, o en caso de que me sacan, a dia de hoy es un NO mi respuesta, bastantes tandas a guanté de "alumna" con la sonrisa forzada escuchando consejos que me entraban por una oreja y salían por la otra!!..

Una Milonguera dijo...

@ Ana: gracias por tus halagos!
Y sí, alguna vez también me ha tocado algún "profesor" que confunde la milonga con una clase. Siempre agradecí las correcciones y los consejos, pero no durante el baile, ¡por favor!

msHedgehog dijo...

Comprendo y estoy de acuerdo, pero no hablo suficiente castellano para contribuir. ¡Lo siento mucho! :/ Porque es muy interesante.

¡consejos durante el baile! ¡¡AArgh!!

Laura dijo...

Hola milonguera! Te saludo desde la ciudad de Bahía Blanca y aprovecho para agradecerte por tan lindo espacio! Quería aportar una posible razón por la cual "nosotras" podemos llegar a decir NO a la invitación de un caballero al baile y también, por qué no, un consejo para "ellos"... si la música de esa noche estuvo bárbara y bailaron durante cinco tandas seguidas, sin parar; no esperen recibir un SÍ como respuesta cuando se acercan a la mesa con la camisa empapada de sudor y olor a segundo tiempo, POR FAVOOOOOOOOR!!!
Saludos!
Laura.

Elise dijo...

Muy bueno ese sitio!
Soy francesa y me quedé un año en Buenos Aires, estudiando y bailando muuuuuuuuuuucho!! Hace 5 años que bailo y esas excusas del NO son pura verdad!
Lo que mas me sucedio hasta ahora fue decir no por causa de la camisa empapada de sudor, olor fuerte de cuerpo y/o de boca (si si!), el "profe" que piensa darte los mejores consejos, el que no te cuida en la pista... pero en general hago un esfuerzo y bailo un poco con ellos... a veces los k estan empapados de sudor no bailan tan mal!!! hay k sacarles a bailar al principio de la noche!!
También hay que cuidar las palabras que tenemos para rechazar a un milonguero porque se puede perder algo y el nunca volvera a sacarte...
Abrazo milonguero
Elise

Gabriel S dijo...

Es irrelevante que las excusas sean legítimas o mentiras. No se requieren explicaciones para decir que no. Un amable "No, muchas gracias" es más que suficiente. Si se presenta una excusa y se sale a bailar con otro hombre 5 segundos después, es extremadamente ofensivo para el hombre rechazado y para qué?...Se podría haber evitado todo eso simplemente sin dar ninguna excusa. La mujer que hace eso debería ser ignorada en el futuro no sólo por la víctima de ese desplante, sino por todo hombre que esté observando lo ocurrido. No existe ningún hombre que no invite nunca más a bailar a una mujer sólo porque le diga que no una vez , si el "No, gracias" es correcto y amable. Eso sólo sucede cuando el rechazo es grosero, despectivo o en situaciones como la descrita más arriba o cuando sucede 2 veces consecutivas( siendo "consecutivas" la palabra clave). Y no es "tomar venganza" . Es protegerse contra futuros rechazos. Los homres no tienen derecho a protegerse? En lo único que estoy de acuerdo es el "cabeceo" evita TODOS esos problemas. Lamentablemente, el "cabeceo"funciona sólo si lo hacemos todos. Gabriel