sábado, 11 de octubre de 2008

Códigos de la vida y códigos de la milonga

Un amigo extranjero vivió una escena un poco tensa la otra noche en Salón Canning. Para los que desconocen este lugar, se trata, en todo caso a mi entender, de una milonga "intermedia": ni muy-muy, ni tan-tan.

Es decir, ni muy-muy moderna, ni tan-tan tradicional. Se suele usar el cabeceo, pero no de manera exclusiva como en otros lugares como Sunderland. El ambiente es un poquito menos acartonado, pero se suelen respetar los códigos tradicionales de la milonga, tanto en la pista como fuera de ella.

Ese amigo baila tango bastante bien, desde hace bastantes años. Le gusta mucho Salón Canning y tiene entendido que allí se puede sacar por cabeceo o invitando directamente.

Esa noche, se acercó a una mesa donde se encontraban tres chicas, todas extranjeras. Preguntó a una de ellas: "¿Querés bailar?"

A lo cual la chica, que visiblemente no quería ser sacada de esa manera, respondió muy secamente, casi sin mirarlo: "No". Y siguió hablando con sus amigas.

Mi amigo, lógicamente, se sintió un poco ofendido por ese trato tan descortés. Se acercó nuevamente a ella y le dijo: "No 'gracias', al menos, ¿no?"

Siguió una conversación en la que ella le explicó que sólo respondía al cabeceo y que no le gustaba que la invadieran de esa manera. Mi amigo replicó que le habían explicado que en Salón Canning se usaban las dos maneras de sacar a bailar. Menos mal, lograron seguir charlando y finalmente la chica aceptó bailar con él y reconoció que habría sido una pena perdérselo.

Mi amigo me contó la anécdota con un tono bastante escandalizado. Al principio defendí la postura de la chica, después lo defendí a él, luego volví a la de ella... y no logré tomar una posición tajante a favor o en contra de uno u otro.

Esa chica, por más extranjera que sea, defiende a rajatablas los códigos del cabeceo. Considera que alguien que viene de afuera (de afuera del país o de afuera de la milonga) tiene, mínimamente, que conocer esos códigos. En efecto, cuando por ejemplo llegamos a un país que tiene costumbres distintas a las nuestras, en general tratamos de enterarnos de antemano cuáles son esas costumbres y, si no aplicarlas, al menos tratamos de respetarlas y no violarlas.

En la milonga pasaría lo mismo: según esa chica, lo mínimo que podía hacer mi amigo era adaptarse a los códigos existentes y respetarlos.

Pero mi amigo creía que en Salón Canning, las dos formas de sacar a bailar eran válidas. Que no habría hecho lo mismo en Sunderland o en La Baldosa. Y, sobre todo, considera que las reglas de buena educación (saludar, decir "por favor" o "gracias" o "no, gracias") son universales y trascienden los códigos locales del microcosmos de la milonga. Que ante su invitación a bailar, lo mínimo que podía hacer esa chica era agregar "gracias" después de su "no". Que no pretendía que la chica aceptara su invitación, pero que al menos no lo tratara como un perro.

Milonguer@s y no milonguer@s, ¿ustedes qué opinan? ¿Tuvo razón esa chica en contestarle como le contestó y en considerar que le corresponde a él enterarse de antemano de las costumbres locales de la milonga? ¿O tuvo razón mi amigo en sentirse ofendido por su falta de modales y en hacérselo saber?
.

9 comentarios:

Zacary1010 dijo...

Huy ,la verdad me ENCANTARIA entrar y conocer ese mundo.. descubri el blog gracias a todopordosclikc, pero ya me he leido todos tus posts.
Solo tengo 16 años y lo unico que bailo es folclore de mi pais( Bolivia) y las musicas que se bailan en las fiestas...
seguire bailando tango a travez de este blog..jeje! y lamento no decir nda sobre el tema.. jaja

La Tanguera dijo...

Hum. Yo estoy de acuerdo con los dos. En lo personal, a mi me ha molestado siempre mucho cuando en Argentina la gente ha tratado de sacarme a bailar por medio de una pregunta directa, sin cabeceo. Por alguna razon, eso siempre me da la sensacion de que es algun vivales que se quiere aprovechar de que no soy Argentina--de esos que si quisieran sacar a las portenias por medio de cabeceo, ellas ni siquiera los mirarian. Tal vez por eso, suelo ser un poco mas cortante con los que se me acercan de esta forma. Supongo que tal vez eso le ocurrio a esta chica. Yo le sugeriria a tu amigo que mas vale pecar de conservador, y utilizar el cabeceo para no errar...

Al mismo tiempo, estoy totalmente de acuerdo con tu amigo que, dada su decision de preguntar verbalmente, hubiese sido mas apropiado que ella dijera "no gracias". Como dicen, lo cortes no quita lo valiente.

Lorena dijo...

Que un hombre no conozca los códigos de una milonga no es excusa para ser descortés. Un "no, gracias" es simple, amable y no cuesta nada.
De todos modos, si uno desea bailar, lo hará cualquiera sea la forma de invitación.
Besos!

Patadura dijo...

Eso so el la pater masculina de "Life is complicated" ;-)

andrew dijo...

a mí lo más divertido es que siempre la gente más preocupada por "los codigos de las milongas" son los extranjeros .. los argentinos en general no se preocupan tanto!

Dandy dijo...

Ultimamente Canning volcó mal.
Yo soy 100% partidario del cabeceo.Pero es impresentable ver como los tipos ( y no hablo de extranjeros) se le acercan a las mujeres a las mesas y no tienen ningún problema en golpearles el hombro , tomarlas del brazo o interrumpir una conversación...
Las mujeres tendrían que tomar el ejmplo de Cachirulo, si las sacas de al lado te cortan el rostro.

Michelle Aslanides dijo...

El Tango, esperanto de los tiempos que corren?

Anónimo dijo...

Creo que el cabeceo es lo mejor,para no molestar y tambien para no hacer papelon. En mis tiempos de juventud,hace 30 años, en los bailes, si sacabas a una chica en la mesa, a menos que fuera muy amiga, te miraba con asco y te decia que no.Y despues te tenias que ir del baile.-

Anónimo dijo...

En La Viruta se debe preguntar o cabecear? Total , soy consciente de que no puedo sacar a nadie a bailar, primero hay que dominar....pero no está de más saberlo para cuando vuelva en julio-agosto.
Ignatius