miércoles, 10 de septiembre de 2008

Introducing Aoniken

Algunos creen que para bailar tango, hay que ser esbelto. Nada más lejos de la realidad. Para bailar tango, hay que saber mover el cuerpo, nada más. Alguien esbelto pero que no tenga ningún manejo de su cuerpo será incapaz de dar dos pasos en tango (y en ninguna otra danza). Por el contrario, alguien gordo pero ágil la "romperá" sin problemas en una pista de baile.

Y sino, pregunten a Aoniken Quiroga.

Aoniken no solamente es gordo: también es petizo. Muy petizo. Pero qué quieren que les diga. Su agilidad es casi incomparable y verlo bailar (y bailar con él, doy fe) siempre es un placer. Sabe hacer olvidar su ingrato físico vistiéndose siempre de manera impecable y elegante, con clase y sin ninguna negligencia. "Tiene la ligereza de un cuadro de Botero, una dexteridad, una velocidad casi felinas. Es fascinante", dijo mi madre alguna vez. Y como mi mamá siempre tiene razón, pueden creerle...

Aoniken, de tan solo 22 años, fue subcampeón mundial de tango salón en 2006, junto con Emilia Cerutti. Baila desde sus siete años. Nos demuestra que se pueden superar muchísimos obstáculos si uno tiene la pasión y la voluntad de hacerlo. Un ejemplo para todos.

Aquí lo podemos apreciar en La Viruta haciendo una exhibición con otra milonguera increíble, Luna Palacios. Admiren el "sanguchito"* que hace en el tiempo 1:10 del video. Y díganme si no tiene la destreza de un gato...



*Sanguchito (viene de la palabra sandwich): También llamado mordida. Paso en el que el hombre encierra un pie de la mujer entre los suyos. Se llama así porque el pie de la mujer vendría a ser el jamón entre dos rebanas de pan (no, no encontré una manera menos gráfica de explicarlo)...
.

4 comentarios:

francisco dijo...

Excelente el bailarín, pero resulta escalofriante pensar lo que le hubiera pasado al jamoncito si alguna de esas rebanadas de pan le cae encima!
Pienso que en el tango el papel del hombre es permitir el lucimiento de la mujer, conduciendo con mucha sutileza.

La Tanguera dijo...

Excelente video!!!! No conocia a Aoniken, pero es fenomenal, de verdad. Impresionante con su velocidad y precision, francamente.

Una observacion, solamente. Hablando de "gorditos" (o de los que alguna vez lo estuvieron) tambien podria mencionarse el caso de Chicho Frumboli, quien alguna vez estuvo mas grueso, aunque interesantemente ha bajado significantivamente de peso en los ultimos anios. Me he preguntado si la motivacion seria puramente una ligada a la salud, o si el ha notado un cambio en la calidad de su baile.

Ademas de ser una cuestion de salud, estarias de acuerdo conmigo con que la reduccion de peso podria ser importante para hacer el tango mejor? La realidad es que no es obvio; pero seria interesante saber si un poco de menos de peso pudieran hacer a este chico aun mas rapido y agil de lo que ya es (y que conste que es fenomenal).

Jorge Muscia dijo...

Coincido con tu madre.

El cuerpo quizas no lo ayuda con los kilos, pero la musicalidad y la precision es envidiable.

Pepito Avellaneda, Virulazo, y otros tantos milongueros de peso han hecho temblar el paradigma de los "cuerpos perfectos" en el tango.

...y la Luna brilla tanto en el firmamento como en la pista.

Dandy dijo...

Aoniken es un capo de verdad.
Creo que él , junto con Dante y Sebastian Achaval, representan los mejores exponentes de la nueva camada de bailarines.
El gordito le pasa el trapo a más de un perejil que se cree Gavito.
Un párrafo aparte para Luna Palacios.El viernes pasado bailó con el Flaco Danny en Canning y estaba infartante.Minifalda, unas piernas torneadas e interminables.
Bombonazo.
Un dia de estos me animo y la cabeceo.