lunes, 21 de mayo de 2012

Campeonato de la Ciudad y del resto del mundo

Algo está cambiando en el reino de Buenos Aires...

Luego del escándalo provocado el año pasado por la decisión discriminatoria de impedir que los extranjeros participen en el Campeonato de Baile de la Ciudad (que, recuerdo, es un campeonato porteño, y no nacional), se ve que los organizadores volvieron a sus cabales.

Pero ¿qué dice el nuevo reglamento?

En la categoría Tango Salón, pueden anotarse:
aficionados y/o profesionales que cuenten con DNI argentino sin importar su país de nacimiento. (...) uno de los integrantes de la pareja debe ser nativo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o certifique con su documento de identidad un domicilio de residencia de al menos 2 años de antigüedad en la misma.
¿Qué significa el DNI argentino? No me queda muy claro. Lxs extranjeros nacidos afuera y residentes en Argentina tienen un DNI argentino. ¿Pueden anotarse? Yo creo que sí. Querría decir que la mención que apareció el año pasado, sobre la necesidad de que ambos sean de nacionalidad argentina, quedó en el olvido, lo cual es una excelente noticia.

Ahora, en las categorías Milonga, Vals y la nueva categoría Milongueros del Mundo, instaurada luego del fin del campeonato 2011 para evitar juicios por discriminación, y que se mantiene este año, se pueden anotar:
aficionados o profesionales, mayores de 18 años cumplidos al momento de su participación cualquiera sea su nacionalidad y lugar de residencia
O sea, resumiendo, el año pasado cambiaron el reglamento para impedir que los extranjeros participaran en el campeonato, y el reglamento de este año es aún más permisivo que el de años anteriores, ya que ni siquiera hace falta que uno de los participantes de la pareja acredite domicilio en Buenos Aires para estas últimas tres categorías.

Resultado, por querer echar a los extranjeros, los terminaron incluyendo aún más que en años anteriores... Y un campeonato que era de los porteños termina siendo de absolutamente todos, sin siquiera exigir residencia. Un absurdo total.