jueves, 18 de junio de 2009

Globitos

El otro día, fui a acompañar a alguien a conocer la milonga de los Quais de Seine.

Como dije en mi entrada sobre este lugar, el nivel es muy bajo. Pero estaba dispuesta a aceptar bailar con quien me invitara.

Resultado de la noche:
  • un chico me sacó sin haber tomado una sola clase de tango ni haber bailado una sola vez en una pista ni haber mirado una sola vez a un milonguero. Se trataba de un traseúnte que vio la muchedumbre bailar y pensó: "Má sí, ¿por qué no? Me tiro". Aguanté dos minutos y le dije que no podíamos seguir bailando, le expliqué gentilmente por qué y lo alenté a tomar clases. Casi se me pone a llorar...
    Neófitos: uno no se puede lanzar a la pista sin tener una mínima idea de lo que es el tango. El tango es improvisación, pero dentro de una técnica muy definida y muy pautada que no se puede improvisar. Y para la mujer es muy peligroso ser llevada, o más bien arrastrada, por alguien que no tiene idea de nada. Las patadas y pisadas las recibimos nosotras por lo general.
  • un chico me sacó durante una milonga. Nunca se enteró de que era milonga. Pero bueno, le di su oportunidad. A los pocos segundos, me di cuenta de que masticaba un chicle de manera muy poco elegante. Como estábamos en abrazo abierto, me lo banqué. Eso sí, cuando empezó a hacer globitos que empezaron a explotarme en la cara, ya no me lo banqué.
    Neófitos y profesionales, hombres y mujeres: no se mastica chicle bailando, ¡¡por favor!!
Esa noche pensé: qué larga que se hace mi estancia parisina...
.

18 comentarios:

francisco dijo...

"Estoy, Buenos Aires, ancla en París". Qué suertudos estos franchutes; de buenas a primeras se encuentra a una milonguera como vos y no sólo la desaprovechan sino que además son groseros.Me encantó que los zafaras sin miramientos!

San dijo...

Bueno che: A ver si bajamos un cambio. El tango antes de un baile profesional y de buenos bailarines y ES UN BAILE SOCIAL. Y cual es "perder" 3 tangos de tu vida (9 minutos) por el solo hecho de que 2 personas la pasen bien. O ser el culpable de que otro tenga un momento de felicidad a costas nuestras.

Una Milonguera dijo...

@San: todo bien, pero cuando en 30 segundos te pisaron 5 veces, 3 de las cuales obra de tu compañero, y recibiste dos codazos, porque tu compañero no tiene la más pálida idea de lo que es el tango ni cualquier otro baile de salón, y cuando te explota un chicle en la cara, recibiendo toda la saliva del tipo, ya no lo llamo "perder 3 tangos", sino "pasar un mal momento".

No sé vos, pero yo no tengo tanta paciencia...

San dijo...

Bueno: El del chicle es un desubicado.
Pero acerca del otro lo podes tomar asi o lo podes tomar como un momento de diversion. Depende como te tomas las cosas de la vida. Quien dijo que el tango es un reflejo de la vida?
Bueno: Si un principiante, o profesional te pisa (y los hay) tambien te podes reir de eso... en lugar de tomarlo tan seriamente. El primero pisoton te dolera, el 2 tambien, pero de ahi en adelante te podrias cagar de risa...

cada uno elige como y de que quiere llenar su vida, no?

Una Milonguera dijo...

Mmh, cómo se nota que sos hombre y que la inmensa mayoría de los pisotones, golpes, codazos, piernazos, los recibimos nosotras.

Para vos es algo anecdótico. Para nosotras es pan cotidiano.

Si a vos te divierte recibir un taco aguja en medio del pie, pie desnudo, te recuerdo, no con un zapato para protegerlo como ustedes, allá vos. A mí no me parece ni un poco divertido, sobre todo cuando empezás a sangrar o te arrancan una uña.

Recordame cuántas uñas te han arrancado bailando...

Cuando llegues a 10, avisame y volveme a decir si podés seguir eligiendo "cagarte de risa"al tercer pisotón...

San dijo...

A ver...
Nosotros recibimos bastantes patadas, mas que nada porque las mujeres hacen boleos que no siempre son marcados, y como creen que se ven lindas levantan las patas por las nubes, y aun mas las que bailan tango nuevo. Gralmente van a nuestras rodillas.
Tambien recibimos codazos de otros hombres que se hacen los machos protegiendo a sus presas, y aunque ustedes ni lo notan, son absorvidos por nosotros como tantas otras cosas.
Es cierto que nuestros pies estan menos desnudos, pero muchas veces tambien reciben nuestro peso y el de otras heladeras que se nos cuelgan rompiendonos los zapatos, la cadera, columna y cuello. Sin mencionar el traje (si es que usas uno).

Entonces... No hay ganadores ni perdedores. Solo quiero dejar mi compentario que CREO que todo es una cuestion de actitud sobre las cosas.

Sigo eligiendo reirme de las cosas. Es una filosofia de vida. Nada mas.

Una Milonguera dijo...

Entonces ¿me vas a decir que sabiendo que una mujer se te va a colgar, a destruir la espalda y el cuello, la vas a ir a sacar igual?

Lo dudo muchísimo, a menos que la mina sea un bombonazo e intentes levantártela...

Una cosa es reírse de una situación (de hecho con los tipos que cito en la anécdota fui muy amable, sólo que con el primero no quise seguir porque de verdad se ponía pesada y dolorosa la cosa y al segundo le aguanté tres tangos), y otra buscar una situación en que sabés que la vas a pasar mal.

San dijo...

Yo por lo general busco buenos bailes porque soy muy timido para sacar a bailar a las chicas.
Pero si yo no estoy bailando mucho esa noche porque no me animo y veo una chica CON BUENA ONDA que esta planchando, posiblemente haga una accion de gracia. Cosa que hago seguido... Ojo: Si es linda mejor... tampoco ser hipocrita !!!

Bueno: Y hablando de eso, si vas a seguir discutiendome, invitame una copa. Yo soy muy timido como para hacerlo !!! jua !

francisco dijo...

MIlonguera:que bueno se pone el sitio cuando te pican la lengua!
Ahí sacás la casta.

Dandy dijo...

Coincido con la milonguera.
Estoy harto de los payasos que salen a boludear a una pista.Yo antes de salir a bailar estuve 5 meses tomando clases, y antes de animarme a ir Canning pasó un año.
Si bien es cierto que el tango es un baile social , tambien es parte de nuestro patrimonio cultural.Por eso,cuando veo gente boludeando ,lo tomo como una total falta de respeto.Si quieren joder que vayan a una disco.

francisco dijo...

en un documental le escuché a Zotto que fue un año a la milonga sin atreverse a salir.Coincido en que hay que respetar la tradición cultural de los pueblos.

Claro que San podría estar "mamando gallo" como se dice en colombia a la actitud de no tomar las cosas tan a pecho. Pero para los mamagallistas están los carnavales.

Miguel dijo...

Hay que tener mucha paciencia. Se supone que la gente que va bailar tiene un cierto nivel..

De ahi a no tener ni idea y atreverte a sacar a una chica a bailar...Como decimos aqui en España "Manolete si no sabes torear para que te metes"
Yo me atrevi a ir a una milonga y no despues de 6 meses de clases. Aqui en Barcelona, hay bastante nivel y se organizan milongas entre semana. Suerte en tu proxima milonga parisina!!
Saludos desde Barcelona!!

Flan dijo...

hola milonguera! me encanta tu blog, y hace poquito agregue un link en mi blog para recomendarte. me identifico mucho con tu forma de pensar y me haces reir muy a menudo! gracias!!! seguro que nos debemos cruzar algunas veces sin saberlo jajaaj
un abrazo!!
fla

Héctor dijo...

Hola

Yo estoy bastante de acuerdo en que si no sabes bailar, ni te metas. He visto como zarandean a una compañera de clase en la milonga, y la verdad es angustiante tan solo verla! imagino como será para ella. Sobre todo sabiendo que es toda una dama de mas de 60 años(que por cierto, tiene mejor nivel que la mayoría de las jóvenes acá). Creo que un HOMBRE que no sabe bailar, no debe sacar a nadie a la pista, menos payasear. Sacar a una mujer que no sabe bailar, todavía pasa, porque el hombre puede manejar sus movimientos.

A mi se me hacen bastante pesadas los personas que se paran a imitar un cliché de tango en película de gringos y estorban en la pista. Una vez en la milonga a la cual asisto, habia una chica rubia "bailando" tango como si fuera rock hippie...ok, lo tomas a risa las primeras dos piezas...pero cuando ves que pasan las tandas y la tipa sigue ahi, estorbando el paso de los que si queremos bailar, creanme que no es nada grato por mejor sentido del humor que tengas. Para ese tipo de cosas hay otros lugares. Y estoy de acuerdo con Milonguera respecto a las lesiones...he visto llorar mujeres del dolor...bueno, y a uno que otro hombre jaja.

Saludos desde México.

Primera vez que veo el blog y me agradó, ya añadí a favoritos.

Luna Palacios dijo...

San, no hace falta ser muy "fundamentalista" per se, para darse cuenta que ademas de ser timido, sos bastante, yo diria, insesible, o al menos asi te mostras. Es poco probable, que una Mujer, se pueda "cagar de risa" frente a un maltrato, y te guste o no, en este caso donde el contacto fisico es tanto, y donde hay una aceptacion de metodo de danza, donde el hombre propone el baile, no es poca cosa que el susodicho no tenga idea de lo que tiene que hacer.
Tu propuesta de "cagate de risa mientras el se divierte" me parece poco madura sobre todo y de movida un poco agresiva y de poco respeto hacia la mujer.
Seguramente queres decir de alguna manera de no tomarse las cosas tan a pecho, pero la verdad yo hay una sola cosa que no tolero, en terminos de baile, y es la falta de respeto a la persona, ni siquiera charlando con alguien es de buen gusto o modales que le explotes chicles en la cara o que no sepas de que cuernos estamos hablando o que no escuches por ejemplo.
Los aportes de "milonguera" me parecen valiosisimos y creo que estaria bueno que mejor la proxima le vuelvas a preguntar como se sintio en vez de sugerirle que se quede en el molde total el otro la pasaba bien. Se va a reflejar esta actitud seguramente en tu baile.
En lo personal, paris fue mi peor experiencia de baile hasta el dia de la fecha, te deseo una pronta mejora de la situacion.
Un besote y que la milonga sea contigo!!! =)

Anónimo dijo...

De Dandy para Luna : Vos decís que "...dificilmente una mujer se pueda cagar de risa frente al maltrato..." .Si bien en este caso hablás del maltrato físico, yo todavía no salgo de mi asombro al ver como muchas de ellas se prestan mansamente al maltrato psicológico.Fundamentalmente esto lo observo entre las "bailarinas".Por el solo hecho de chapear con que me saco fulano o mengano, se prestan a que algún bailarín o algùn viejo carcaman de la milonga las maltrate de manera evidente.Conozco chicas bonitas, inteligentes y con una vida interesante fuera de la milonga (lo cual daría para otro post)que se someten a este maltrato como paso previo para conseguir un trabajo que en la mayoría de los casos nunca llega.

Una Milonguera dijo...

Dandy, no sé si las cosas son tan así, pero me asombra que culpes a las víctimas y no a los verdugos.
Precisamente porque el tango es un mundo machista es que las mujeres, para conseguir trabajo, se tienen que someter a los caprichos de los bailarines estrellas. Si no vivís de eso, no te importa y te podés dar el lujo de mandarlos a la mierda, pero si sos bailarina profesional, ¿qué?
Por favor no confundamos las cosas, si algunas bailarinas que todavía no tienen un nombre se someten a los maltratos de los bailarines que sí lo tienen, es culpa de ellos que abusan de su situación de poder, no de ellas que no tienen otra opción para conseguir trabajo.

Anónimo dijo...

Ayer estaba pensando en algo que, acaso por demasiado sabido, no lo había enfocado desde este punto de vista: las mujeres pasan, la mayor parte del tiempo, caminando de espaldas y por tanto casi nunca saben hacia dónde van. Nosotros somos sus ojos.

Bailar tango se convierte así en un pacto de confianza. La mujer (o bien el seguidor) deposita una fe absoluta (al menos al comienzo de la tanda) en completos desconocidos que han tomado la iniciativa y que ha decidido bailar con ella.

Creo que una parte maravillosa del tango, y de las milongas, es ese momento antes de tomar a tu pareja y empezar a caminar. Lo que viene después es un momento de mutuo y aplastante descubrimiento. ¿Estoy a su nivel? ¿Se dará cuenta de que tengo que trabajar aún más en mis giros? ¿Cuánto tiempo llevará ella realmente bailando? ¿Terminaremos como buenos amigos al finalizar la tanda? ¿La sacaré la próxima vez que la vea? ¿Ella aceptará bailar conmigo otra vez?

Me parece que los hombres tenemos, por responsabilidad primera, asegurarnos de que las mujeres no sufran, mientras bailan con nosotros, percance alguno. Por desgracia, a veces las cosas se salen de nuestro control; y esto, seamos sinceros, nos pasa a todos. Yo he visto a gente con muchísima experiencia chocar con otras parejas. La experiencia también sirve para salir con gracia de esos percances.

También es cierto --aunque quizá pocos quieran admitirlo-- que parte de la adrenalina que nos estimula durante las milongas proviene de esa sensación de peligro constante (al menos es mi caso). En todo momento, caminamos sobre una cuerda floja, al borde de intermitentes abismos que van y vienen con el ritmo de la música.

Lo último que quisiera agregar es esto: hay gente que, a pesar de ser principiante, toma el tango con un respeto inmenso. Cuando nos toca bailar con alguien así creo que debemos ser tolerantes con los errores. Lo más raro es bailar con alguien que tenga nuestro exacto nivel. La perfección, además, no existe. La belleza siempre es imperfecta. De otro modo, nos anularía.