martes, 11 de mayo de 2010

Segunda primera experiencia parisina

Como el año pasado, me toca estar nuevamente en París por unos meses. Esta vez, estaba decidida a ser mucho más abierta a los "malos" bailarines, mucho más tolerante y a aceptar con más facilidad las invitaciones (amigos que me leen: ¡¡juro sobre San Pugliese que ésa era mi intención!!).

Tengo la gran suerte de estar alojada a lo que serían dos cuadras y media de una de las milongas de París (o más bien prácticas) que abren tres veces por semana y no cierran en todo el verano, Académie Esprit Tango, de la que ya hablé el año pasado. En ese entonces el piso era horrendo y tenían previsto cambiarlo, cosa que ya está hecha y la verdad, se transformó en un lugar muy agradable para sacarle viruta al piso. Da la casualidad también de que es una de las únicas prácticas en que se baila más tradicional, lo cual me conviene perfectamente.

Con todo eso a mi favor, pensé, esta primera noche iba a ser MI noche.

Como siempre en una milonga que no conozco, me siento a mirar la pista para ver con quién se puede bailar y con quién no. Por supuesto que eso, los franceses mucho no lo entienden. Ni bien me senté en uno de los bancos que bordean la pista, me empezaron a sacar, sin haberme visto bailar ni siquiera una vez.

Yo, muy amablemente (¡lo juro!) respondía que no, gracias, por ahora no.

- el primero se me sentó al lado y me dijo: "Entonces la que viene"
- el segundo me sacó durante la cortina, sin saber qué tanda venía
- el tercero me preguntó: "¿Cómo que no?"
- el cuarto también me sacó durante la cortina
- y así...

Yo, mientras tanto, observaba. Y lloraba internamente. O sea, no nos confundamos: sigue siendo increíblemente emocionante escuchar tango desde la ventana de un edificio parisino y ver que esta danza se volvió universal. Pero digo... realmente, a veces, lo que se baila no puede ser calificado de tango. Ya no hablo de si es tango nuevo o viejo o adolescente. Simplemente no es tango.

Y precisamente había uno que era el peor de los peores. Su abrazo, a veces, era de rock o de cualquier otra cosa rara. Se llevaba por delante a su partenaire como si directamente no estuviera allí, y no lo vi marcar un solo paso de tango.

Había otro que no me disgustaba como bailaba, y otro que francamente me parecía interesante (al piso, lindo abrazo, elegante, parecía divertido). Sólo que en mis 40 minutos de observación, ninguno de ellos abandonaron ni una sola vez la pista entre tanda y tanda ni cambiaron una sola vez de chica, con lo cual me fue imposible sacarlos.

Resulta que el que sí me sacó fue el que directamente no bailaba tango. Le digo, textualmente (sólo que en francés, que es mucho más glamour, por supuesto): "Muchas gracias, muy amable, pero no estoy bailando".

Así, ¿eh? Sin exagerar.

Bueno, pues el tipo se fue ofendidísimo refunfuñando: "Claro, imbécil, claro que me dice que no, qué se cree esta forra" (sólo que en francés, que sigue siendo mucho más glamour). No dije nada, el tipo se fue a sentar y de repente se levanta de vuelta, se me planta adelante y me empieza a insultar (siempre en francés, ya a esta altura no era tan glamour): "¿Sabe qué? [porque en Francia, aún cuando te insultan, te tratan de usted, cuando les digo que aquí todo es re-glamour...], es usted una hipócrita y me tiene podrido, yo ya la conozco bien, conozco su jueguito, yo ya sé que se hace la bailarina, pelotuda, qué se cree, decirme que no así a mí".

A todo eso, preciso que nunca en mi vida había visto a este señor.

Lo ignoré por completo, el tipo se volvió a sentar, y seguí mirando la pista. Al cabo de 50 minutos, el señor del que no me disgustaba el baile por fin estaba solo, así que lo saqué y bailé una tanda (nada uau, pero pasable).

Luego fui a por el que me gustaba, pero se estaba cambiando los zapatos para irse (eran las 22...). Así que, medio por la necesidad de acostarme temprano por un tema laboral, y medio por frustración, hice como él, me cambié los zapatos, recorrí las dos cuadras y media agradeciendo estar tan cerca (y muerta de frío, porque todos saben que la primavera en París es un fraude total), y aquí estoy, relatando mi primera noche milonguera en la Ciudad Luz.

Primera noche cuya conclusión será la misma que la del año pasado: qué larga que se va a hacer mi estancia parisina...

10 comentarios:

francisco dijo...

Ya quisiera yo verte por ahí en una milonga, y ser seleccionado, al menos por descarte, para disfrutar de tu abrazo.( Te he visto bailar en algunos videos).

Por Dios, qué desperdicio!

Hiciste muy rajándolos!

Tanguillo dijo...

Avisame si andás por barcelona.
Besos!

msHedgehog dijo...

Aiee, that sounds just like here on a bad night. (Often it's better, although from your point of view probably not very much better).

How long are you in France? Perhaps you could come to Les Cigales (video of dancing). 20th-24th May in Toulon. New venue, though.

una milonguera dijo...

Tanguillo, podr�a ser que me d� una vueltita por Barcelona en alg�n momento, te mantengo al tanto!!
Saludos!

http://jakimages.aminus3.com dijo...

Je connais pas Paris et ses danseurs, ça a l'air "terriblement ennuyeux"...
Je serais curieuse de lire vos commentaires , si un jour vous venez à Montréal....

DanielDaf dijo...

Hola, muy ricos tus relatos.
Tras haber leído esta entrada, no pude evitar no volver a releer las anteriores referentes a París en busca de una respuesta... que no encontré.

Supongo tendrás tus motivos, aún así no puedo evitar preguntar.
¿Alguna vez has puesto como "excusa" para no bailar, que el "tango" de allí era diferente al estas acostumbrada?... que prefieres observar un poco antes tomar la pista...

No tomes a mal, mi comentario. Planteo esta excusa, que es la primera que se me ocurrió, como cualquier otra; mas fácil de ser comprendida por los franceses. Ya que mal llamando "milonga" a sus practicas de tango, son "sus milongas".

Saludos!! ;-)

DAF

PD: te has podido hacer un tiempito para regresar a la milonga del Sena?

Una Milonguera dijo...

DAF: la mayoria del tiempo no te da tiempo a explicar nada, porque van sacando en serie, si les decis que no pasan a la siguiente y listo.
Aparte tendria que andar explicando que vengo de Buenos Aires y ya se alarga mucho todo, y seguro que lo tomarian como una marca de prepotencia.

Todavia no fui a la milonga del Sena, en Paris aun no se han enterado de que esta a punto de llegar el verano y sigue haciendo frio y gris!!

Anónimo dijo...

Quizas un poco lejos para ti, pero creo que la Casa de Tango donde hay milongas en las tardes es un bueno lugar para bailar el tango tradicional. Por lo menos asi fue en 2005.

Eunice dijo...

Hola!

Me podras pasar los datos del lugar donde te hospedaste?
Voy a ir en una semana, y estoy tratando de evitar problemas con los translados desde las milongas.

Gracias!!

Una Milonguera dijo...

Lo lamento, Eunice, yo estaba en casa de amigos. ¡Suerte!