domingo, 10 de julio de 2011

Moda trasatlántica

Hará un par de años o un poco menos, descubrí un tango extraordinario viendo un video en You Tube. El video era de Daniel Nacucchio y Cristina Sosa, tricampeones de tango salón (el mismo año, en 2008, ganaron el campeonato metropolitano en las categorías tango y milonga, y luego el Mundial). 

El tema hablaba de la pena atroz sentida por un hombre ante el silencio desgarrador de una mujer luego de su separación. “Hablame, rompé el silencio”, suplicaba una voz profunda y tenebrosa, que me partía literalmente en dos (con esa cosa tremenda que tienen algunos tangos, después de los cuales sólo te queda tirarte debajo de un tren).

Durante mucho tiempo, estuve sin saber qué tango era o quién lo cantaba. Además, como al día de hoy, nunca más encontré ese video, así que me era imposible volver a escuchar el tango. 

Hasta que un día, lo pasaron en la Viruta. Pregunté a Horacio Godoy, el musicalizador, de qué tema se trataba, y me dijo que era Fueron tres años, con la orquesta de Héctor Varela y la voz increíble de Argentino Ledesma.

Pasó algún tiempo más, y hará unos seis meses, lo empecé a escuchar en todas las milongas porteñas. Por una extraña razón, ese tango, al que yo nunca había escuchado antes de ver ese video, se había vuelto de moda en Argentina, y muchas de mis amigas, de hecho, lo tienen ahora como su tango preferido del momento (como a mí me pasa también).

Pero la sorpresa fue mayúscula cuando, al llegar a París, ciudad en la que, nuevamente, estoy pasando un tiempito (qué sacrificado lo mío, lo sé…), me di cuenta de que, allí también, el tema estaba de moda y lo pasaban en todas las milongas.

Pero la sorpresa rozó la incredulidad más completa cuando, en una cena con milongueros argentinos y franceses hace pocos días, al mencionar que tengo un tango favorito, dos chicas francesas saltaron simultáneamente y exclamaron: “¿Es Fueron tres años?”

Me pareció alucinante, y perfectamente incomprensible para mí, constatar cómo esta moda se hizo trasatlántica y unánime en un santiamén. Me pregunto cómo se forman esas modas, de dónde surgen, a qué se deben. Así que si alguien tiene algún tipo de explicación, bienvenida sea.

Para hacerles descubrir este maravilloso tango, que data de 1956, les dejo este video que encontré de Daniel Nacucchio y Cristina Sosa, ya que les mencioné a esta sublime pareja, aunque no se trate de aquel video que yo había visto entonces:


(entrada dedicada a mi amiga Eugenia)

3 comentarios:

Terpsichoral dijo...

A mi me paso lo mismo con dos tango preferidos mios que casi nunca escuche en las milongas de Buenos Aires. Ahora que estoy de visita en Londres los escucho en todos lados. A ver si se pusieron de moda tambien en Buenos Aires mientras tanto...

Se trata de "Hoy te quiero much mas" de Biagi y "Si supiera que la extrania" de D'Arienzo.

Giorgio dijo...

La verdad es que esta pareja puede bailar bien cualquier tango, pero personalmente, Fueron tres años me parece un tango de regular para abajo, sobre todo en la letra, totalmente banal. Me hace acordar a otro similar, Remembranzas.- Habiendo tantos tangos maravillosos para bailar, si en Europa este tango es el favorito de muchos, puede ser que conozcan pocos tangos. Aqui,..no se que pensar

Anónimo dijo...

one reason is maybe if a world wide known couple use it in show.